Saltar al contenido
culturamaya.info

Cabezas Gigantes Olmecas

El misterio de las cabezas gigantes Olmecas

Cabezas olmecas

Hasta la actualidad expediciones arqueológicas han desenterrado 17 cabezas olmecas. En “San Lorenzo” encontraron las mayorías de las esculturas colosales. Las 17 piezas arqueológicas se circunscriben a la zona nuclear olmeca del Golfo de México, entre Veracruz y Tabasco.

Las cabezas gigantes olmecas suman misterio a una civilización enigmática, desconocida por más de tres mil años. Las cabezas pesan hasta 25 toneladas y alcanzan hasta 2.85 metros de altura.

Son esculturas sin cuerpo, con cascos de guerreros y rasgos negroides que hacen pensar en un contacto temprano entre los habitantes de Mesoamérica y África. Aunque muchos arqueólogos niegan esta hipótesis.

¿Qué representan estas cabezas gigantes?

Olmecas

Los investigadores han establecido un estilo olmeca, previo a la cultura Maya y Azteca. Por lo tanto, son obras únicas a partir de las cuales se creo el mito olmeca.

El acabado de estas cabezas gigantes es aún impresionante para los arqueólogos, ya que no existe ninguna otra civilización que haya realizado tal trabajo artístico en la edad de piedra.

Este tipo de obras era una especie de tributo o arte para los sacerdotes y gobernantes. Las imágenes son la representación de una raza de ojos almendrados más parecido a los asiáticos, nariz ancha y chata, boca gruesa con expresiones de lucha.

Los olmecas tallaron estas cabezas, al tiempo que en Egipto reinaban Ramses III y Tutankamon.

Las cabezas olmecas tan impresionantes y desconocidas desafían aún las versiones que en la actualidad tengamos sobre la historia antigua.

¿En que material estaban realizadas estas cabezas olmecas?

Cabeza olmeca

En basalto. Esa era la piedra volcánica que los olmecas trabajaban. Sin herramientas metálicas. Los artesanos esculpían la piedra con otras piedras, el roce de estas contra el basalto generaba una ruptura y permitía la elaboración de los rasgos.

Hasta el inframundo. Hasta allí debían viajar los olmecas en búsqueda de esta piedra a la que quizá le otorgaban atributos mágicos. Era dentro de volcanes o zonas volcánicas donde se proveían del basalto. Específicamente en La sierra de Tuxtla, a 100 kilómetros de loas sentamientos olmecas, era el lugar donde se proveían de estos bloques gigantes.

¿Como transportaban los olmecas las piedras de basalto?

La construcción de cabezas colosales olmecas habla de una civilización avanzada para ese período. Es incomprensible en esta era del desarrollo del transporte pensar cómo pudo ser sin un vehículo de carga.

Mil hombres se necesitaron para mover una piedra de 25 toneladas. Y 15 balsas de madera para transportar a la piedra hasta los asentamientos.

¿En qué tiempo fueron talladas las cabezas olmecas?

En el período pre clásico, entre los años 1500 a.C. -1000 a.C. Sin embargo, las halladas en Tres Zapotes parecen de fechas más recientes, cerca de los 400 a.C. La data no es precisa. Las cabezas olmecas que presentan mayor precisión y hermosura en su talla son las primeras obras, relativas al pre-clásico.

Todas las cabezas olmecas encontradas son masculinas, con distintivos o cascos sobre la cabeza que refiere a guerreros, gobernantes o dioses.

Estudios arqueológicos sostienen la tesis de que el entierro de estas cabezas fue resultado de un ritual y no consecuencia de alguna destrucción de la ciudad indígena o inundación.

¿Quién descubrió las cabezas gigantes olmecas?

Tres Zapotes

Fue el explorador mexicano José Maria Melgar, quien descubrió en el año 1862 la primera pieza arqueológica de los olmecas. Una cabeza gigante enterrada en el suelo pantanoso y rico de Tres Zapotes. Sin embargo, un siglo después los olmecas eran todavía desconocidos y el reconocimiento como una civilización nueva, diferente a la Maya y Azteca no era válido por todos en el mundo arqueológico.

Sobre Melgar se ha cuestionado si era un explorador, un aventurero, un aficionado a la arqueología o un saqueador. Lo cierto es que el ingeniero ordenó la excavación de la pieza a campesinos y sirvientes y lo que encontró fue el primer de 17 rastros olmecas.

Años antes de que comenzará la segunda Guerra Mundial, el arqueólogo estadounidense Matthew Stirling, miembro del Smithsonian Institution de Washington viajó a Tres Zapotes donde encontró nuevos hallazgos y nuevas piezas colosales olmecas.

En total, Stirling realizó ocho excavaciones en las que no sólo desterró cabezas gigantes, sino que reveló ante el mundo una nueva civilización y la madre de todas las culturas de Mesoamérica. Los olmecas, el pueblo originario que habito Centroamérica y que sirvió de matriz para las otras culturas nacientes.

Ante lo anterior, no deja de ser una pregunta ¿Habrá existido un pueblo previo incluso a los olmecas? Cómo sea, este misterio es fascinante y más que a aclarecer, conocer de los olmecas despierta más dudas que certezas.